Blog

Masterchef no es muy de café :( Masterchef no es muy de café :(

Masterchef no es muy de café :(

Masterchef no es muy de café :(

Ayer me llamó mi madre al móvil un tanto alterada. Recreo la conversación:
-¿Viste anoche Masterchef?
-No, ¿por?
-Hicieron la prueba de eliminación con café y sacaron a una experta: le preguntaron por variedades de café y no acertó a decir más que ‘Colombia’, y que si lo mezclaban con to-rre-fac-to…

Entendía la indignación de mi señora madre, pero seguro que estaba influida por su desmedido amor por todo lo que tiene que ver con su hijo.

Pero, esta mañana, quien volvió a aludir con indignación al último programa de Masterchef fue mi respetadísima colega Androidcombate. ¿Cómo se supone que un programa de una televisión pública con pretensiones de divulgación gastronómica podría haber despreciado de tal manera la segunda bebida más consumida del mundo después del agua a palo seco?, se preguntaba.

Y claro, tanta ola de indignación acabó por despertar mi curiosidad y decidí rescatar el triste episodio. Aquí os dejo el vídeo: podéis saltároslo todo hasta las dos horas y un minuto de programa, si queréis.

La verdad es que yo no daba crédito: Samantha Vallejo-Nágera cantaba con desparpajo una retahíla de derivados y subproductos de café, incluso el to-rre-fac-to, sin que aparentara vergüenza por ello. Aparece también en escena una experta, al parecer empleada de la cadena de grandes almacenes que patrocina el programa, que habla del perfil de sabor del café de Colombia, así en genérico, como «muy ácido» y con «gusto a café» ¿?. Y todo esto en un programa por el que han pasado profesionales que han puesto la cocina española en el mayor nivel de reconocimiento internacional de la historia, y que ha popularizado las ‘sousvides’, los kits de esferificación y la cocina con nitrógeno líquido.

¿Por qué, entonces, le hacen esto al café? ¿Por qué hablan del café amargo como una virtud? ¿Por qué tratan el torrefacto como algo digno y no como el resultado del ingenio de algún avispado tostador que en tiempos de penuria vio en esa técnica una manera de colar café podrido y fétido al pobre consumidor ibérico?

Cierto que no debemos olvidar que, al fin y al cabo, Masterchef es un reality, no un curso del Basque Culinary Center, pero seguro que no se atreven a organizar una prueba sobre cocinar carne sin distinguir un chuletón de buey de una rodaja de choped, ni llevarían a un supuesto ‘experto’ patrocinado que se limitara a divagar sobre las variedades de mortadela ‘con y sin’ aceituna.

La pista definitiva de lo que estaba ocurriendo la daría al final el ganador de la prueba, Andy, que bautizó su plato con un juego de palabras celebrado por los jueces: ‘Nespresa ibérica’. Esa ‘nespresa’ era la clave, pues evidenciaba una vez más del gran desconocimiento que hay en España de lo que es en realidad el café, incluso a qué sabe. Un desconocimiento que es alimentado por la propia industria para vender luego ‘café del trópico’ como si eso supusiera algún tipo de valor añadido. Es esa industria la que ocupa los huecos del desconomiento y presenta como cualidades óptimas, o al menos deseables, los defectos de su producto: café negro, amargo, carbonizado…

Y sí, ese desconocimiento lo perpetúa por desgracia gente de renombre en el mundo de la gastronomía y la cocina, que no siente vergüenza alguna al publicitar que sirven café encapsulado en sus restaurantes -¿servirán también campofríos ‘vuelta y vuelta’ premium?, ¿o los harán en tempura?-… ¿Presumirían con el mismo desenfado de servir tranchetes?

El objetivo en todos los casos es vender. Ya, también, en última instancia, el del blog del responsable de una tienda de cafés de especialidad, claro, (aunque no solo, que conste ¿eh?). Pero en el caso de quienes aparentan buscar cierto carácter divulgativo, máxime cuando tienen una televisión pública como altavoz, sería deseable un mayor esfuerzo que el de repetir cuatro tópicos fundamentados en criterios puramente económicos.

¡Un respeto por las madres de quienes nos dedicamos al café que de verdad sabe a lo que tiene que saber el café, por favor!

© 2019 - 2020